Ageha

Dance

A la pregunta, ¿te vienes de fiesta? Respondo, SI, necesito una noche “loca” de desenfreno musical al más puro estilo rave. Bueno, teniendo en cuenta que me crucé tooooda la ciudad para encontrar la macrodisco, mereció la pena; la fiesta y ese paseito en monorrail a lo largo de buena parte de la bahía de Tokyo hasta llegar más allá de Odaiba, el sumum de una noche de verano.

Aprovechando la excusa de una fiesta de fuegos artificiales, que no fue tal, y de la quedada con una japonesa, AiKo mo se llamaba…?si si, buff (sin ningún interés) A colación de estos juegos pirotécnicos, el verdadero festival, de complementos, es el tradicional desfile de Yukatas para hombre y mujer, o véase como hacer ver a los extranjeros que llevas un kimono de tropecientos yenes resultando que no, que es un Yukata, el Zara de los kimonos.

Después de cenar by convini store, Take, Marcos, Pablo y yo (que a mi de convini nada, yo al Mc a rememorar, y probar una nueva hamburguesa que no tenia ni queso ni mayonesa, ni casi hamburguesa), all Spanish people, a Take ya lo meto en el bote porque habla mejor castellano que ni sé, como devora su pequeñaperogran “Guía del buen Español señalando” y practicando conversaciones del tipo “Talking Kids“, resultando ser yo ese Rottenmeyer ortográfico que todos odiamos.

Llegamos a la discofever más grande, lujosa (porque ella lo vale) y estupenda de todo Japón: ageHa, que sí, que me gustó mucho, una auténtica locura, con no sé cuántas salas: una roja, otra con rayos láser de serie, otra con un toque rococóol con lámparas de araña doradas y aires de Versalles y muchas, muchas luces fluorescente en medio de un hall inútil…Y qué mejor que llevarte la cámara de fotos a la disco de turno para hacerte las fotos de caretos imprescindibles a un dedo del objetivo, tratando de calcular la posición exacta (tú dejas de controlarla, ahora ella te controla a ti) para que salga más grande la nariz del de al lado, y tu disimular la tuya (se llama Gran Angular tete), pues eso. Vale pues no he dicho nada.

No hubo cámara, se la quedaron los seguridades, aparte de inspeccionar mi pasaporte: “que sí, que ese prepollo con pinta de Bigman soy yo, a ver mírame, la misma nariz, con eso a más de uno le vale…”

Sudor, gente bailando, otra que lo intentaba, el que me pisa, el que me pisa porque intenta bailar… un mar de posibilidades, y la bahía de Tokyo en el horizonte.

Quiero respirar, quiero respirar...”

Anuncios

2 comentarios

  1. Lástima lo de la cámara. Me hubiera gustado ver esas imagenes en la discoteca mas lujosa de japon…
    Bueno, la proxima vez a ver si hay suerte y no te la detectan.
    Un abrazo Kafka!!

  2. pues si conosco la disco (x fotos calro)

    esta alucinante..relemente es algo fuera de este mundo…

    debe ser un alocura estar ahi dentro ne???
    que lastima que te pillaron la camara…ojala la proxima consigas pasarla ^^

    saludos!


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s