Pride

Mannequin

Hoy me he despedido de la escuela dónde he estado trabajando todos estos meses. Ha sido mi último día, he dicho adiós a mis alumnos y a los otros profesores y he cerrado la puerta. Una grata experiencia, nunca la olvidaré, sobretodo esas caras estudiantiles cuándo oían la palabra “pluscuamperfecto” (otra cosa era formar el susodicho tiempo verbal que costaba) ayy cómo les gustaba (Mie-san, Hashimoto-san, Murakama-san, Yoshiko-san, Yoko-san…) Bueno me lo he pasado muy bien con vosotros, espero que hayáis aprendido mucho (tete no lo van a leer) Lo sé, es un pequeño homenaje (tete, que, que no, que no lo entienden) Mmm Ha sido Lo+PLUSCUAMPERFECTO, y sino lo entienden que le den al [Translate this page] del Google.

Cómo ha pasado el tiempo…

Acto ipsofacto me encontraba en un Starbucks. Curioso

Desde luego, esto no puede ser, tanta fiesta, tanta fiesta… que te va, que te va… que no puede seguir esto así, ¡ehh! Pues sí, me lo he pasado muy bien, para que engañarnos. Las calles de Shinjuku esta tarde (y siempre, siempre es así) estaban abarrotadas de todo tipo de tribus niponas: punkies del UNIQLO, ganguros churrascaditas del Sol(naciente)manía, Barbies-dandies asexuadas… Hoy me he perdido con Harvey de L.A, al que conocí en Hiroshima y que se encontraba de paso ya que regresa a California, por las calles del Ni-Chōme y su “ambiente” distendido, sin malentendidos.

Después del Frapuccino obligado, decidimos seguir viendo lo que se cocía por ahí; entre otras cosas me he enterado que se había muerto Fidel Castro, (me he quedado frío, helado) y acto ipsofacto nos hemos pedido un cubata de “nomeacuerdodequé” a su salud, con mucho hielo, “descanse en paz“.

Posterior: Me acabo de enterar que no es oficial lo de su muerte. Bueno, bueno pues el cubata subió, vamos que si subió…

Kampai  & Have a nice trip Harv!

Anuncios

Ageha

Dance

A la pregunta, ¿te vienes de fiesta? Respondo, SI, necesito una noche “loca” de desenfreno musical al más puro estilo rave. Bueno, teniendo en cuenta que me crucé tooooda la ciudad para encontrar la macrodisco, mereció la pena; la fiesta y ese paseito en monorrail a lo largo de buena parte de la bahía de Tokyo hasta llegar más allá de Odaiba, el sumum de una noche de verano.

Aprovechando la excusa de una fiesta de fuegos artificiales, que no fue tal, y de la quedada con una japonesa, AiKo mo se llamaba…?si si, buff (sin ningún interés) A colación de estos juegos pirotécnicos, el verdadero festival, de complementos, es el tradicional desfile de Yukatas para hombre y mujer, o véase como hacer ver a los extranjeros que llevas un kimono de tropecientos yenes resultando que no, que es un Yukata, el Zara de los kimonos.

Después de cenar by convini store, Take, Marcos, Pablo y yo (que a mi de convini nada, yo al Mc a rememorar, y probar una nueva hamburguesa que no tenia ni queso ni mayonesa, ni casi hamburguesa), all Spanish people, a Take ya lo meto en el bote porque habla mejor castellano que ni sé, como devora su pequeñaperogran “Guía del buen Español señalando” y practicando conversaciones del tipo “Talking Kids“, resultando ser yo ese Rottenmeyer ortográfico que todos odiamos.

Llegamos a la discofever más grande, lujosa (porque ella lo vale) y estupenda de todo Japón: ageHa, que sí, que me gustó mucho, una auténtica locura, con no sé cuántas salas: una roja, otra con rayos láser de serie, otra con un toque rococóol con lámparas de araña doradas y aires de Versalles y muchas, muchas luces fluorescente en medio de un hall inútil…Y qué mejor que llevarte la cámara de fotos a la disco de turno para hacerte las fotos de caretos imprescindibles a un dedo del objetivo, tratando de calcular la posición exacta (tú dejas de controlarla, ahora ella te controla a ti) para que salga más grande la nariz del de al lado, y tu disimular la tuya (se llama Gran Angular tete), pues eso. Vale pues no he dicho nada.

No hubo cámara, se la quedaron los seguridades, aparte de inspeccionar mi pasaporte: “que sí, que ese prepollo con pinta de Bigman soy yo, a ver mírame, la misma nariz, con eso a más de uno le vale…”

Sudor, gente bailando, otra que lo intentaba, el que me pisa, el que me pisa porque intenta bailar… un mar de posibilidades, y la bahía de Tokyo en el horizonte.

Quiero respirar, quiero respirar...”

Rainbow

Rain

Se preveen lluvias. En realidad es raro que no llueva, todas las mañanas me despierto con la suave y fresca brisa del amaine.

Esta tarde me sorprendia la noticia de un extraño tifón que a su paso por Okinawa, al sur de Japón, había dejado importantes daños, dirigiéndose ahora a la zona de Kantou, donde se encuentra Tokyo, y dónde por ende, un poquito más abajo, me encuentro yo.

Y mis planes turísticos, de nuevo pasaditos por agua así que me dedicaré a cumplir con las perezosas tareas del hogar, aunque ahora que pienso, adiós a hacer la colada y pretender que se seque pronto…

I love weekends