BSO

Battle

Os presento al ser más odioso de todo Japón, la cigarra; también llamada chicharra, también llamada “semi” en Japonés, pero de semi no tiene nada, jode por igual, completamente. Y es que mi estancia en este país, no sería lo mismo sin la peculiar banda sonora de fondo que continuamente escucho por dónde quiera que voy, twentyfourhours.

Estos insectos, por no decirles otra cosa peor, no me dejan conciliar el sueño, no me dejan andar tranquilo por la calle por miedo a represalias, me dan asco, pero un asco definitivo no a medias tintas… En definitiva que a pesar de no medir más de cinco centímetros (este dato es de la Wikipedia, NI DE COÑA me acerco a menos de un radio de varios metros para medirlo, ni muerto, ni muerto el animalito claro) me parecen del tamaño de palomas, porque sí, porque su tamaño no es normal, es, es demencial… y es que es ver una y desaparecer: “Que me voy, que me voy, que no puedo…” Si, es verdad, me lo tengo que mirar por algún especialista…

La cosa es que les encanta cantar, sus particulares entonaciones para atraer a las hembras (vamos que yo soy una cigarra “del sexo opuesto” y escucho el sonido adulador/indeseable de éstos, y no me catan en su corta vida -entre 2 y 17 años-). Es más si no fuera por el tecleo del portátil, ahora mismo, percibiría aún más, la Gala 6 de The OC (Operación Cigarro). Y es que el sonido quema, quema y mucho.

Godzilla, te necesito!