Pretendencias

Me voy, me traslado, me cambio de nombre, me travisto…

www.pretendencias.wordpress.com

Y sí, lo hice otra vez… oopss!!

Britany, ¿qué me dices de aquellos maravillosos años? Cuándo aún te movias…

Cuánto petardeo…

Busy

Me identifico muy mucho con la canción de Simple Minds (y por qué no, con el nombre del grupo) y es que se avecinan exámenes, becas de estudio, otra vez maletas, la posibilidad de perderlas cerrarlas, la presión, la despresurización de la cabina, y bueno, unas semanas en Malta postexamination que pa’ qué

Sigo vivo. Bueno, aunque me gustaría estarlo en otras circunstancias, me he propuesto estudiar ¿muy duro? esta semana las pruebas de diseño que me permitirán hacer lo que siempre he querido hacer (haciendo eso que todos hacemos cuando no hacemos otra cosa que hacer lo que nos dicen que hagamos)

Mucha suerte a todos los que se la juegan en estas fechas…

Out del todo, pero eso, que Don’t you forget about me!

Seasons

Sin más. Aunque lo que dice Corneille no va mucho conmigo, esta canción ha sido una de las que más he escuchado durante el tiempo que he estado en Japón (gracias a una vecinita in love y al bombardeo publicitario de la tercera temporada de House en FOX Japan). Por supuesto que la melodía me gusta (y el mensaje final Á), y aunque creo que es una canción de amor más (un poco empalagosa y facilona), hoy se ve que la encuentro un poco más mía. Le he quitado todo el encanto, ¿verdad?

Será que estoy melancólico y quisquilloso a la vez, qué se le va a hacer…

Boogie

¡Si me quereis, IRSE! (video con alto contenido nostálgico, mantener fuera del alcance de carrozas, si tiene dudas, siga teniéndolas, a veces es mejor ignorarlas)

Yes sir, I can boogie. Ayer vuelta al karaoke, vuelta a las canciones absurdas, vuelta a una buena samanta palos acústicos… vuelta al universo más bizarre…. Ayer Take, dos alemanes y yo despediamos a los dos Españoles de la Residencia, Manu y el otro, después de una copiosa cena by the sobaquillo Japoanglochinoespañola, que era como el Mundial (de futbol, se entiende) pero aquí ganaba el país más vago, si si, o como pasarse en la cocina una hora haciendo la estupendisima tortilla de patatas, para que llegue el alemán de turno, se siente, me haga una mueca, no le hago caso, y en cuánto me descuide me quede sin un bocado. No es justo… después recibiria su oportuno castigo por avaro (toma Baccara)

I can boogie, boogie boogie. Y qué mejor que pasarnos horas y horas cantando hits, singles y maxisingles de ayer, en Directísimo, con un toque, a petición propia, the Maricastañas Horror Picture Show, o una de esas canciones que batieron records hace más de treinta años, cuándo ni tú ni yo, podriamos haber imaginado que tú terminarías leyendo esto (con las Baccara de fondo) y yo escribir sobre el Boogie. Y en Japón, este dúo de señoritas (castizas de la Españísima profunda), llegó, besó el Buda, arrasó y se las tragó la tierra para siempre. Pobre tierra, nunca volvió a ser la misma: terremotos, corrimientos de tierra… Así da gusto: te vas a un karaoke, en Japón, con el libro de canciones en el idioma que toca, y te encuentras de entre la nada Las Tomate Ketchup, Camarón y por qué no, los Gipsy Kings… y a Volare! Y encima, si lo haces dabutin’ te cuenta las kcal que vas perdiendo a modo de puntuación si desafinas, te mueves, subes un brazo, el otro, te levantas, te dispersas, miras a cada minuto el reloj… atacao’

If you stay, you can go wrong. Y como si se tratara del mismísimo Gran Hermano, ya tenemos dos nuevos miembros en la Casa. Adiós Manu, hola nuevos. Tenemos dos españolitos más…

Nota: Pisan un gato en medio de la canción, ¿o me lo parece?