Souvenir

Maneki Neko

Si hay algo importante después de venir de un largo viaje y durante una larga estancia son los regalitos que puedes hacer a modo “ahíestástú” vital mientras cuentas batallitas varias… Y lo más importante, dar con el regalo idóneo para cada tipo de persona.

Existe una teoría directamente proporcional que relaciona el volumen del susodicho con las ganas de facturarlo, con lo respetuosos que son los mozos del aeropuerto, que te lo cuidan todo, que si hace falta te joden rayan la roncatto roja, con lo bonica que es, pasando a parecer que vienes de safari… Entonces te aborda la duda existencial del “¿cuán grande es mi bolso de mano y cómo demostrar a todos que lo que llevas no es otra cosa que productos de primera necesidad…?” o quién si no podría vivir sin su katanita a modo de abrecartas para la vida diaria. Nadie. Lo sabes.

Total. Todo. Llegó todo en perfecto estado total. Me faltaba llevar pegado a mi mismo la etiqueta frágil cuál copa de cristal de Bohemia, pero bueno, creo que se sobreentiende que soy bien delicadito y no me hace falta aún… Y ahora llegaba la hora de ver las caras de los regalados… “Ayy que que que boni bo-ni-to, ¿qué es? – Pues es un Maneki Neko “Ahh pues esto yo lo he visto por ahí, por Japón y nunca he sabido pa’ qué…” -Claro, bueno tú póntelo, échale algún euro que otro y verás que de dinerito viene cómo caído del misimísimo Nirvana (¡siguiente!)

Esas caras no tienen precio

Anuncios

Jet Lag

Return

Sano, salvo, con maletas, ¿qué más se puede pedir?

Pues sí, se puede pedir más espacio entre los asientos, que los patilargos también semos personas y no estamos para hacer contorsionismos. Sin grandes pretensiones con el viaje, la vuelta al mundo real, mi mundo, me ha bajado los pies a la tierra, y por qué no me ha sorprendido por momentos. Y es que Japón me ha malacostumbrado, lo sé, pero era todo tan recto, tan ordenadito, tan cosmopolita… Valencia también tiene mucho glamour, a ver, pero no es lo mismo… Lo mejor ha sido el reencuentro con mi gente, bueno más bien el reencuentro paulatino que voy teniendo con ellos.

Me adapto

Wake up!

Sushi

…pues bien esto se acaba. Espero que todo vaya bien mañana, y no llegar tarde, y no… Todo tiene un final, hasta los sueños, por largos y reales que parezcan…

Me despido ahora, desde mi humilde habitación en una residencia a las afueras de Tokyo siendo las 2:11 a.m, viendo la maleta explotar por momentos, sintiendo sus contracciones… esperando que todo lo que he aprendido aquí pueda ponerlo en marcha allí, o simplemente que me haya servido de algo. Desde aquél incidente con la maleta, pasando por todas las personas que he conocido a las que siempre recordaré, el apoyo de mi gente (a la que quiero muchisisisimo), mi cumpleaños, las clases de Español, el “Kit Kat” de limón, el programa de la televisión japonesa NHK “Sabor de España” (la de risas, lo que hemos aprendido), los miniterremotos, el raamen, los españoles que han pasado por aquí, las cigarras, el interrail japonés, la tortilla de patata, un tifón, el bar “Simpática“, los blogs desde Japón, la humedad, la visita de mi padre…

Todo ha tenido un sentido. Todo ha hecho que este viaje haya sido inolvidable.

Hasta siempre (y no olvides ponerte el despertador…)

Me da que hoy no duermo

Mañana, a las 23 en casa…

Offtopic

Common  

Después de un tiempo por estos lares y vivir como uno más, rodeado de nipones, ni pongo ni dejo de quitar una serie de curiosidades que me vienen a la cabeza en este momento, conclusiones varias medioatadas o no: (ésta es sólamente una pequeña porción de realidad)

que no se tome cómo verdad absoluta, sino cómo lo que es, cómo un topicazo

que no se tome cómo información relevante, es una lista más, sin más…. Depués de venderlo la mar de bien, ¡coooomenzamos!:

1. Aquí la mayor parte de las cosas tienen un toque infantil, no sé porqué, dibujitos por todas partes, manualidades colgando del techo de bancos y oficinas de correo. ¿A qué huele Japón? A parvulario cómo mínimo…

2. Las canciones en supermecados y convinis son muy moviditas. Suelen sonar todo el tiempo mientras paseas con tu carrito entre las secciones de un Seven&holdings, y acabas aprendiéndotelas (yo las tarareo); todavía no he logrado entenderla pero debe ser algo así de subliminal cómo:” Compla, compla, es tiempo de complal, sé felis, mila que flesco todo, es la mejol desisión” porque empiezo a comprar cosas innecesarias y cómo que algo ajeno a mí me dice: “Mira que zanahoria más bonica, que pinta tiene, llévatela, pero no sin antes probar nuestro 2×1…”

3. Todo lo imaginable tiene ojos y boca. Todo. La publicidad y la cartelería nipona basa sus anuncios en productos con cara que cantan canciones propias muy rápidas. Un ejemplo son los productos de limpieza, las marcas de refresco, que aún podrías decir que es algo normal… De repente en medio del anuncio ese limpiacristales empieza a cantar una canción suya y sus ojos entornados y redondos solicitan la atención precisa. Acto después una legión de parpadeos de luz brotan del muñeco en cuestión y se transforma en un cristal limpio resplandeciente o un jarrón reluciente, etc… así son ellos, tan naturales (No hagan la prueba en casa) Tranquilo, tranquilo, a no ser que mi casa sea la mansión de La bestia en “La Bella y la Bestia” y tenga de candelabro a Lumière y a Ding Dong como reloj de pie.

4. Las mascotas son de lo más normal. Si tu establecimiento no tiene una, no eres nadie, nadie, que lo sepas. Los propietarios acaban poniendo sus bichos de colores en la puerta a modo de reclamo; así pues la policía tiene algo así como un ratón volador, por ejemplo. Increíble. ¿Qué esperan atrapar con eso? Cómo mucho me viene a la cabeza, algo así como la versión nipona de Speedy González con el porte del ratón amigo de Dumbo. Todo un ejemplo a seguir amiguitos…

5. El vintage se lleva y mucho, eso lo sabemos… pero aquí llega a cotas insospechadas; las jóvenes parecen auténticas agüelas de diecisiete años; a mi me encanta, y por ejemplo hay tiendas exclusivas de ropa antigua y de complementos: camafeos, imperdibles, diademas, delantales y guías para conseguir ese look que llevaba tu preprogenitora en sus años mozos… ¡si hasta llevan ese moñito redondito a lo Doctora Queen! Qué me gusta…

6. El móvil es el eje fundamental de un japonés medio. Su vida es su móvil, (joder yo no paro de hablar por el movil, ¿también soy raro?) No, no eres raro, ellos siempre te superarán, consuélate con eso…

7. En la casi totalidad de los establecimientos ofrecen agua nada más sentarte a la mesa, muy cordiales, sí…hasta que acabé descubriéndolo. Yo me la bebía como si tal cosa, así con hielitos entra muy bien, hasta que la ví, a la camarera… “rellenar la jarra con AGUA DEL GRIFO” Sigo bebiéndola, me da lo mismo….

“Toma bebe” Que sí, que sí, que ahora voy…

Creo que han sido muchas experiencias juntas para relatarlas en un post, pero aquí hay varias, no sé si las más importantes o no, pero las que van asociadas a un recuerdo muy entrañable…

Gracias a todas esas personas que me han hecho sentir como en casa, y a los de casa, que han viajado conmigo siempre, cosa que sin su apoyo no hubiera resultado lo mismo.

Nos queda poquito…

SPAM

 Victim

 

Bueno el Spam, cuya patente inventiva es enterita de los “Monty Pyton” es aquello que sabe todo el mundo que no vale, pero que todo el mundo parece que sigue mandándolo, como “Galería del Coleccionista” y la proporcionalidad entre sus malditas joyas con esmeraldas engarzadas  y brillantes del Peloponeso con mi buzón. Lo peor de todo esto es que tu no has hecho nada para merecerte eso, han sido los bancos de datos, si, si vosotros que os las dais de confidenciales… Se meten en nuestras vidas tratando de sacarte hasta los vales de comida racionada de la Cruz Roja, optando cuál vil herramienta del marketing, con caras famosas para darte más envidia, para que pienses “bueno, pues sí Marina Danko, puede permitírselo, pues yo también, faltaria more…”

Ahora

…lo que es gore es que la gente llegue a tu página con palabras clave como: “estilismo disimular nariz” o peor aún “mareos sigo con ellos que hago” y para colmo “fotos desnudas de Locomía“. Y que hay de “subir al monte Fuji” o “viaje a Japón“, no sé cosas más normalitas, cosas de las que poder “malinformarte” en el blog al menos… Pues no, a la gente le interesan cosas como “peluquerida Madrid” o “Bertín Osborne rancheras en Japonés” (una mente, la de esta persona muy perturbada, por cierto: ¿rancheras en Japonés?) Claro, ¿quién no ha buscado el “me gustas mucho” de la Durcal en versión Karaoke jodido?

Para todos aquellos que el destino os ha puesto en estas vicisitudes blogueras por una u otra razón, Gracias

El sueño está cada vez más cerca de su final; preparado para despertarme en cuatro días

Seasons

Sin más. Aunque lo que dice Corneille no va mucho conmigo, esta canción ha sido una de las que más he escuchado durante el tiempo que he estado en Japón (gracias a una vecinita in love y al bombardeo publicitario de la tercera temporada de House en FOX Japan). Por supuesto que la melodía me gusta (y el mensaje final Á), y aunque creo que es una canción de amor más (un poco empalagosa y facilona), hoy se ve que la encuentro un poco más mía. Le he quitado todo el encanto, ¿verdad?

Será que estoy melancólico y quisquilloso a la vez, qué se le va a hacer…

Toilette

WC

Retrete en sepia

Y yo digo una cosa. Bueno que antes de decir nada, “este post puede dañar la sensibilidad de más de uno” por favor estira de la cadena, SIEMPRE. O en su defecto déjate (lo), que siempre habrá algo que los japoneses ahorren, por ejemplo movimientos, cómo es el caso del GRAN descubrimiento en inodoros, Washlet de Toto S.L. y sí, Totó como el perro de Dorothy (sigue el camino de baldosas amarillas, de Porcelanosa Baños, Isabel) Todo lo que creías saber del mundo del WC (WorldWC) ha pasado a otro nivel, inferior por supuesto, porque ahora lo que se lleva es el “chorrito“… Y lo mejor de todo, TÚ eres quién lo maneja…(tantos años a la sombra del viento)

(bueno pero que asco, ahora sí que dejo de leer, Dios que asquito, ayy cuándo las ideas escasean tete…) Correcto

Desde que llegué a Japón me llamaron la atención estos artilugios como “armas de desinfección masiva” o eso dicen. Te digo ya que no, que no lo he probado, y ni lo haré, simplemente porque entre otras cosas (todavía no se han encontrado pruebas de que existan) Y es que aunque no me guste, reconozco que es muy famoso, que cualquiera te pregunta “oye, que, ¿ya lo has probado?, es una pasada, un subidón, un, un...” ¿una mierda?, “mira la foto que le he hecho” Uyy míralo (tete déjalo, ¿vale?) La vida moderna

Si la Wikipedia se ha hecho eco de eso, yo también estoy en mi derecho (para más escatoinfo visite): http://es.wikipedia.org/wiki/Inodoros_en_Jap%C3%B3n

Bueno hoy he estado en Asakusa con su templo y pagoda, su incienso (gadget que próximamente Toto lanzará) y su purificación; ahh y la mayor colonia de Españoles que me he encontrado hasta ahora, no está mal. Por cierto, para intentar solucionar lo del post de hoy, decir que me he topado con otro de los artilugios en un Café nipón y no he podido remediar toquitearlo… Aunque, también, hay otro aparato del “servicio” que no deja de llamarme poderosamente la atención, chan-chan: el secador de manos (uy tete, yo juraría que eso ya existe) Correcto, pero no es igual, no no; resulta que este funciona, éste seca de verdad… ¿Quién no está harto de lavarse las manos? (no, eso es necesario, y créeme, higiénico) ¿Quién no está harto de “secarse” las manos, de intentar secárselas debajo del radiador? “a veces encendiéndose al deslizar tus manos sobre la rejilla mágicamente; a veces apretando ese botón naranja que no está sucio, tú te lo imaginas (que no lo ha tocado nadie, nadie más, sólo tú) Yáá!

Éste que yo digo funciona: colocas tus manos en medio de dos paredes de aire caliente y te seca casi instantáneamente las gotas ¿qué significa “tantáneo”? (Que rápido se disocia)

Pon un J-WC en tu vida